El consumo de la leche de almendras es aconsejable cuando no se puede ingerir la habitual leche de vaca, pues ésta contiene lactosa que reacciona indisponiendo el aparato digestivo durante la digestión.

La leche de almendras contiene numerosas propiedades que favorecen con mayor énfasis durante el crecimiento y la adolescencia de un niño. Dicha leche es totalmente natural, vegetal y equilibrada, no está compuesta por ninguna clase de conservantes ni aditivos y menos glúten, lactosa o colesterol, comparte propiedades afines con la leche de soja y debido a esto su contenido en calcio es indispensable durante las primeras etapas de la vida.

Es importante mencionar que no sólo la leche de almendras favorece el desarrollo de las personas, sino que los beneficios que posee son buenos para las personas que sufren de celiaquía, intolerancia a la lactosa o incluso aquellas personas que no consumen productos de origen animal.

El nivel de colesterol también puede ser regulado o controlado por la ingesta de leche de almendras, ya que mantendrá los niveles indicados adecuados.

Los beneficios de la leche de almendras

Las propiedades de la leche de almendras son numerosas y variadas, a continuación nombraremos las más destacadas:

  • Es importante el consumo de leche de almendras para las personas con niveles de colesterol alto o triglicéridos.
  • Para los intolerantes a la lactosa, es recomendable su consumo, pues ayuda a realizar una digestión lo menos pesada posible.
  • Su alto contenido en potasio es aconsejable para las diarreas o vómitos donde se reducen los niveles de potasio, la leche ayuda a recuperarla.
  • En numerosos casos, las personas que padecen de gastritis o problemas gastrointestinales cambian su dieta incluyendo la leche de almendras, porque les aporta una mejoría reconocible.
  • Contiene un nivel de fibra soluble e insoluble, por lo que protege la pared del intestino sobre todo a favor del colon, ayuda a regular la absorción de los azúcares y el colesterol.

Un dato considerado importante es que la leche de almendras reduce los niveles de colesterol el doble que el consumo de aceite de oliva.

Valores nutricionales de la leche de almendras

  • Hidratos de carbono: 62 g.
  • Proteínas: 12 g.
  • Grasas: 10,5 g.
  • Fibra dietética: 4,5 g.
  • Vitaminas: A (210 U.I.), E (15 mg), vitamina B2 (152 µg)  y B1 (55 µg).
  • Minerales: fósforo 220 mg, calcio 200 mg, potasio 200 mg, sodio 35 mg y  hierro 5 mg.

Cómo hacer la leche de almendras

Elaborar la leche de almendras en casa es sumamente sencillo y fácil. Además, se convierte en una excelente alternativa para quienes sufren de alergia o de intolerancia a la lactosa, dado que sólo contiene entre sus ingredientes almendras y agua, y nos aporta una interesantísima cantidad de beneficios y propiedades nutricionales.

Ingredientes:

1 taza de almendras crudas (sin sal ni aceites)

3 tazas de agua

Pasos para hacer la leche de almendras:

Poner en un bol con agua las almendras crudas, y dejarlas en remojo toda una noche, o bien durante al menos 5 horas.

Pasado este tiempo, retirar el agua y enjuagar bien las almendras, varias veces con agua limpia y fría.

Poner las almendras lavadas en una licuadora, añadir los 3 vasos de agua y batir todo bien hasta que quede una pasta.

Ahora utilizar un recipiente, y encima de él colocar una malla fina o un colador de tela, para colar la bebida.

Una vez colada, reservar la leche en botellas de cristal con cierre hermético, y guardar la pasta de almendras para hacer salsa o para utilizarla en platos.

Si lo deseas, puedes consumir esta leche antes de 4 días, para evitar que se estropee.

(Fuente: http://www.natursan.net/)