En la alimentación de China, Japón, Corea, Filipinas, India y otros países orientales, el arroz es mucho más importante que el trigo, debido a sus ricos componentes que lo hacen ser de muy fácil asimilación por el organismo.

Antes de cualquier clasificación, vale decir que el arroz es un gran productor de energía, ya que tiene gran contenido de almidón o hidratos de carbono.

Cuando se habla de arroz integral se hace referencia al grano completo, con su cascarita o salvado, que es la parte más nutritiva. La mejor calidad de arroz es aquella que no presenta granos verdes ni de color oscuro; y de estos hay diferentes variedades entre ellos el yamaní. El Arroz integral yamaní , es el tipo menos refinado de los arroces, y es el preferido de quienes practican la alimentación macrobiótica por su equilibrado PH, por ser el más “positivo” y de muy buena aceptación por el organismo.

Lo comen solo o acompañado con distintos tipos de verduras y hortalizas o cereales. Incluso, algunos ayurvédicos, almuerzan y cenan arroz yamaní orgánico casi todos los días, obteniendo resultados excelentes.

CEREAL HIPOTENSOR

El arroz yamaní tiene propiedades hipotensoras recomendadas para personas con problemas de edemas o insuficiencias cardíacas y renales. El germen del arroz integral contiene fitina (ácido fítico) que ayuda a expeler los venenos del cuerpo. En la refinación del cereal, lo que conocemos como arroz blanco, se pierde de la semilla original el 30 por ciento de su peso, el 80 por ciento de grasas insaturadas que son buenas para el organismo, el 60 por ciento de sus sales minerales y, prácticamente, todas sus vitaminas. El arroz integral yamaní es más oscuro que los refinados debido a que conserva parte del salvado de la cáscara. Puede ser de grano corto, medio, largo, pero se debe tener en cuenta que cuanto menos granos rojos tiene, es mejor la calidad del arroz.

SALUD EN CADA GRANO

Algunas bondades saludables de este cereal son:

– Tiene un alto contenido de hidratos de carbono, por lo cual es un alimento altamente energético.

– No contiene gluten.

– Comprende la gama completa de las vitaminas B (beneficiosa para el sistema nervioso).

– Favorece la salud intestinal.

– Es hipoalergénico.

– Las proteínas del arroz están formadas por la mayor parte de los aminoácidos esenciales.

– Estabiliza la concentración de azúcar en la sangre.

– Su consumo contribuye notoriamente sobre enfermedades crónicas como cardiopatías, hipertensión arterial, diabetes  y ciertos tipos de cáncer.

PARA MONO-DIETAS

El yamaní es muy utilizado para los regímenes de mono-dietas, ya que conserva las vitaminas y minerales que lo hacen muy completo en cuanto al equilibrio proteico-vitamínico-mineral.

Según los orientales, el arroz es el grano perfecto en cuanto al equilibro Yin-Yang, por lo que muchas personas confían en este alimento al momento de hacer dietas estrictas.

Se ha comprobado científicamente que su nivel de acidez-alcalinidad, o PH, es de 7. El “equilibrio perfecto” según los japoneses.

La mono-dieta de arroz integral yamaní es indicada para los casos de retención de líquidos y circulatorios, aunque siempre se debe consultar al especialista antes de realizar este tipo de dietas.

(Fuente: http://www.laguiaholistica.com.ar/)